Siempre es gratificante volver a Ushuaia. La última vez que había visitado la ciudad más austral del mundo había sido en 1998, cuando Nelson Mandela participó como invitado de la Cumbre del Mercosur, en julio de ese año. Allí fui parte de la cobertura periodística de ese acontecimiento, con la connotación de la presencia del ex presidente Carlos Menem y de los mandatarios de Brasil, Uruguay y Paraguay.

En aquella oportunidad, me llevé un hermoso recuerdo, recorriendo los atractivos turísticos más tradicionales y siempre imponentes, pero también disfrutando de la calidad hospitalidad de su gente.

Ahora, se presentaba un nuevo -y fugaz- viaje al fin del mundo. Y con la oportunidad de recorrer seis plantas de producción y un centro logístico del Grupo Newsan. En definitiva, una excelente posibilidad para constatar in situ, la importancia de la industria fueguina para la mano de obra local, y para abastecer el mercado local.  Es que la normativa vigente fue la base en la creación de empleo en Tierra del Fuego, ya que luego de la sanción de la ley 19640 sancionada en 1972, se pasó de 13.500 habitantes en 1970 a 152.000 en 2015. Y Newsan es el mayor empleador privado de la provincia más austral del país, con 3.500 empleados en seis plantas de producción en Ushuaia y un centro logístico. Además tiene otras dos fábricas y dos centros logísticos en la provincia de Buenos Aires.

 “En los últimos cinco años Newsan intensificó las inversiones en la búsqueda de diversificación de los negocios desde la producción y comercialización interna y externa de electrónicos, electrodomésticos hasta alimentos, que le permitió reducir el déficit de divisas de 870 millones de dólares en 2014, con importaciones de partes y equipos de última generación por 900 millones de dólares y exportaciones por 130 millones de dólares, a 500 millones en el corriente año, con suba de las compras externas a 1.000 millones de dólares y ventas al resto del mundo por 500 millones de dólares, constituyéndose en el mayor exportador de frutos de mar”, señaló Luis Galli, CEO del Grupo Newsan desde hace 3 años y con vasta experiencia en el mundo corporativo.

Así las cosas, sobrevuelan en tierras fueguinas algunas preocupaciones:  la falta de dólares y una posible devaluación del dólar oficial, por las importaciones que realizan, y la demora del Gobierno en renovar la promoción industrial provincial, que vence a fines de 2022, cuando por ejemplo en Manaos -con similares características- finaliza en 2073.

 “El gran desafío del grupo es crecer y hacernos fuertes en la línea de heladeras y lavarropas, donde ya tenemos el 15% y el 8% del mercado, respectivamente”, dijo Galli. Esos productos se fabrican desde el año pasado en la planta de Avellaneda de Newsan, bajo la marca Siam.

En los depósitos interminables, en las plantas extensas, y en todas las líneas de producción, las marcas propias Noblex, Philco, Sanyo, Sansei y JVC, sobresalen así como las de terceros, como Sony, Motorola, LG, Alcatel, Huawei, Panasonic, Pioneer, Pace, Arris y Compaq. Un mundo de tecnología, del que me constituí como testigo, por primera vez. Donde se producen el 47% de los equipos de aire acondicionado que se venden en la Argentina, el 36% de los teléfonos celulares, el 18% de las notebooks, el 20% de las tablets y el 42% de microondas, entre otros.

Los componentes de producción nacional varían, según el producto: el 8% en celulares, 30% en aire acondicionados y el 50% en heladeras y lavarropas. Pero los números, por sí solos, no son suficientes para plasmar una realidad, con su rostro más humano, el de su fuerza laboral. El nivel de compromiso de los empleados se advierte a cada paso. En las plantas, los trabajadores -nucleados en UOM y UOCRA- desarrollan sus tareas en distintos turnos y cuentan con comedores y sectores de esparcimiento. Allí donde se siguen acumulando desafíos económicos, políticos y sociales, en la tierra más austral -y más impactante- del mundo entero.

Admin
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone