No fue un día del periodista más. En lo personal, la obtención del segundo Martín  Fierro de mi carrera fue un honor, un orgullo, y a la vez, un desafío.

Porque estimula a seguir recorriendo el camino en  la  dirección que, de acuerdo al reconocimiento, parece la correcta.

Cuando uno recibe un premio, siente que el compromiso profesional tiene que ser mayor, pero no solo con la tarea que realiza, sino con los colegas de tantos años que están buscando nuevas oportunidades.

La actividad está pasando un  momento de replanteos y reconversión, con las nuevas tecnologías obligándonos a ser más creativos y eficientes en la difusión de nuestros contenidos.

Muchos periodistas que se quedan sin trabajo es una mala noticia. Es nuestro deber señalar que mejor información es mayor pluralidad de voces, más medios, más ideas.

Es por eso que debemos bregar para que los periodistas podamos seguir ejerciendo nuestra tarea.

A los estudiantes que siempre nos consultan: correr detrás de los sueños, ser mejores periodistas que los actuales. Con talento, energía renovada  y formación académica, es deseable que nos mejoren, y que el sector se vea beneficiado con nuevas corrientes llenas de expectativas y rigor. Ese pareciera ser el camino. Mejorar  y crecer, con visión de futuro.

¡GRACIAS A TODOS POR LOS SALUDOS Y MENSAJES!

Guillermo Panizza

Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone