MANUEL ES VENEZOLANO, SE CALZA LA CAJA NARANJA EN LA ESPALDA, LA APLICACIÓN LE MARCA QUE EN 9 MINUTOS TIENE QUE ENTREGAR EL PEDIDO. Por Guillermo Panizza.


ESTÁ LLOVIENDO Y ESTÁ AGOTADO VIENE DE HACER OTROS DOCE VIAJES EN DISTINTAS ZONAS DE LA CAPITAL.

EMPEZÓ A TRABAJAR COMO DELIVERY EN LA DESESPERACIÓN DE HACER ALGO QUE RÁPIDO LE HAGA GANAR DINERO PARA PAGAR LA PENSIÓN.

EN LAS CHARLAS DE CONTRATACIÓN LE PROMETIERON UN TRABAJO LIBRE, SIN JEFES NI HORARIOS Y GANANCIAS INMEDIATAS.

HAY OTROS 12 MIL COLEGAS  DE MANUEL QUE TRABAJAN AL LIMITE DEL RIESGO EN LA VÍA PUBLICA, EN BICICLETA O EN MOTO. NO TIENEN OBRA SOCIAL, NI ART, NI VACACIONES NI SEGURO NI BENEFICIOS DE NINGÚN TIPO.

LOS TRABAJADORES ULTRAFLEXIBILIZADOS SE JUNTAN EN LAS PLAZAS O EN LAS VEREDAS ESPERANDO EL MENSAJE SALVADOR QUE LES PERMITA TRABAJAR.

LOS DATOS CONOCIDOS SON REVELADORES

La Policía de la Ciudad realizó un relevamiento del que surgió que entre 417 bicicletas controladas el 67% de los conductores circulaban sin casco, el 77% portaban la caja en la espalda y el 70% no tenían seguro alguno. Entre 199 mensajeros en moto, el 47% llevaban la carga en la espalda, el 26% no tenían seguro y el 2,5% no usaban casco.

MAS ALLÁ DE DECISIONES JUDICIALES Y POLÉMICAS, MANUEL, VIVE EN CARNE PROPIA CADA DÍA, ESTE INSÓLITO MODO DE TRABAJAR, POR UNOS 40 PESOS POR PEDIDO. ALGUNOS DIRÁN QUE ES UNA MANERA MODERNA DE TENER EMPLEO… PERO EL RIESGO ESTA AHÍ, A LA VUELTA DE LA ESQUINA, INVISIBLE Y AMENAZANTE. MANUEL LO SABE, PERO NO TIENE ALTERNATIVA.

Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone