El director ejecutivo del Centro de Desarrollo Sustentable de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Marcelo Corti, se mostró entusiasmado con la implementación de la Ley 27.424 que posibilita que los usuarios residenciales inviertan en infraestructura sustentable como puede ser la colocación de paneles solares en los techos para generar su propia energía.


«Para el usuario, el equilibrio entre eficiencia energética y energías renovables representa un gran ahorro para su bolsillo. Entonces, ser sustentable es un buen negocio», opinó.
El uso de energías renovables residencial complementado con eficiencia energética implica un gran ahorro en el consumo y en consecuencia, una fuerte reducción de la factura de energía. Estado y particulares tenemos que poder entender la diferencia entre ser consumidores o prosumidores. Necesitamos tomar conciencia sobre el uso responsable y eficiente de la electricidad», expresó.
“Además, con esta nueva ley, ya no hace falta invertir en baterías ya que uno puede inyectar energía en la red. En consecuencia, el costo de instalación de un sistema de energía renovable residencial bajó un 50%”, destacó.
El docente y experto ambiental comentó que, por otra parte, “ya existen herramientas de financiamiento. Por ejemplo, el Banco Nación tiene una línea de crédito para este tipo de proyectos con tasa subsidiada, con lo cual la inversión se recupera con el repago”.
Respecto de costos, dijo que aproximadamente, “un panel de 2×1 metros -que te da unos 350 watts- está entre los U$s150 y U$s200, según su eficiencia”.
Por último, indicó que la instalación de paneles solares “se gestiona a través de Trámites a Distancia de la página del Gobierno nacional donde se pide la instalación de un medidor bidireccional que mide lo que se toma de energía de la red eléctrica y cuanto inyectás.”
Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone