Edificios en ruinas, ahora lucen restaurados. Puertas adentro, esperanza de ver el paso de Su Santidad. Afuera, pintura reluciente y fachadas a la altura de la ocasión, como bienvenida a Francisco. La Habana, se prepara para la visita histórica.

Admin
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone