Según los datos de las autoridades nacionales de migración y otras fuentes, los países de América Latina y el Caribe albergan a aproximadamente 2,4 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, mientras que otras regiones albergan a los restantes 600.000.


“Los países de América Latina y el Caribe han mantenido en gran medida una encomiable política de puertas abiertas para las personas refugiadas y migrantes de Venezuela. Sin embargo, su capacidad de recepción es muy limitada, por lo que se requiere una respuesta más sólida e inmediata de la comunidad internacional para continuar con esta generosidad y solidaridad”, dijo Eduardo Stein, Representante Especial Conjunto para los refugiados y migrantes venezolanos.

Colombia alberga al mayor número de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, con un total de más de un millón. Le siguen Perú, con más de medio millón y Ecuador, con más de 220.000.  Asimismo, Argentina acoge a 130.000, Chile a más de 100.000 y Brasil, a 75.000 personas venezolanas.

Además de Sudamérica, los países de América Central y el Caribe también registraron un aumento en el número de llegadas de refugiados y migrantes de Venezuela. Panamá, por ejemplo, ahora alberga a 94.000 venezolanos.

Al igual que las cifras, las necesidades de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela, así como las de las comunidades de acogida, también han aumentado significativamente.

Los gobiernos de la región están liderando la respuesta humanitaria y coordinando sus esfuerzos, incluso a través del proceso de Quito, que ha sido un paso importante hacia un enfoque regional para ampliar la respuesta y armonizar las políticas. La segunda reunión de gobiernos de la región en Quito tendrá lugar los días 22 y 23 de noviembre.

Para respaldar esta respuesta, la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial, establecida en septiembre y compuesta por 40 socios y participantes, incluyendo Agencias de las Naciones Unidas, otras organizaciones internacionales, la sociedad civil y organizaciones religiosas, está fortaleciendo la respuesta operativa y trabaja en una Plan regional de respuesta humanitaria para los refugiados y migrantes de Venezuela, que se lanzará en diciembre.

El Plan se centrará en cuatro áreas estratégicas: asistencia directa de emergencia, protección, integración socioeconómica y cultural, y fortalecimiento de capacidades para los gobiernos de los países de acogida.

Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone