Lo dramático en este momento de crisis no es la falta de reservas o la parte del préstamo que el fondo debe resolver si envía o no, lo dramático son las herencias que se dejan oficialistas y opositores, cada uno a su tiempo. Lo dramático es la pobreza que crece … lo dramático es que no se sepa cuanta gente más va a quedar sin las necesidades básicas satisfechas en todo este tiempo.


En la argentina cíclica, los tiempos se acortan, las crisis se agravan, y se vuelve al punto de partida más rápido. En la argentina atrapada por sus problemas, lo dramático es la económica débil que flaquea ante políticas de emergencia, erráticas, equivocadas y oportunistas.

En la argentina critica donde las palabras del poder valen plata, las empresas argentinas pierden valor y siguen en pronunciada caída.  Alberto Fernández, presidente virtual, candidato opositor, sabe más que nadie de comunicación política, a eso fue a España, a dar clase, y por eso mejor que nadie entiende de las repercusiones de sus dichos.

En la argentina donde todo pasa otra vez, todo parece repetirse, donde la responsabilidad única y absoluta es del gobierno democráticamente elegido, hasta las palabras del nobel de economía sacuden.

“Lo que es sorprendente para aquellos de nosotros que hemos pasado mucho tiempo en estas crisis es que esto es increíblemente cercano al guion de 1998-2001: sin ley de convertibilidad, pero aun con errores de política similares, y una habilitación similar de esos errores por parte del FMI”, escribió Paul Krugman.

No más preguntas señor juez, la cuestión de fondo, la política, sigue irresuelta en la argentina cíclica…

Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone