La Argentina se ubica entre los veinte países con mayor tasa de delincuencia en el planeta, de acuerdo con información de la World Population Review. Dicha tasa se calcula como el cociente entre el número de delitos reportados y la población del país, mientras que el resultado se multiplica por 100.000.

Con 62,26 puntos, efectivamente, nuestro país se ubica 20° entre las naciones con mayor nivel de delincuencia en el mundo. Venezuela lidera la tabla con 84,36 puntos, mientras que otros países latinoamericanos con elevados niveles de delincuencia son Honduras (76,65), Brasil (68,31), El Salvador (67,84) y Perú (65,65).

Las menores tasas corresponden a Qatar, Taiwán y Emiratos Árabes Unidos, con valores inferiores a 20 puntos. Suiza tiene un coeficiente de 21,58, valor similar al de Japón, que registra 21,67. Sin embargo, desde el Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano aportan que, a priori, resulta difícil correlacionar los datos de delincuencia con variables socio-económicas.

“Por ejemplo, los guarismos son similares para países como Suecia, Francia, Myanmar, Egipto y Vietnam, todos ellos con valores entre 46,5 y 47,5 puntos. Del mismo modo, se ubican en un mismo pelotón países tan disímiles como Arabia Saudita, Dinamarca, Finlandia, República Checa, Bielorrusia y Croacia”, observa Víctor Beker, director del CENE.

“Ello indicaría que, amén de los factores socio-económicos, influyen otros de tipo socio-cultural, incluyendo la propensión a reportar y registrar los delitos ocurridos”, completa. Este análisis, entonces, agrava aún más la situación del delito en nuestro país.

Es que, de acuerdo con el último sondeo del Centro de Opinión Pública (COPUB) de la Universidad de Belgrano, la percepción dominante en la población es que no vale la pena denunciar los delitos. De hecho, sólo el 21% de los encuestados lo haría con cualquier tipo de delito del que fuera víctima, mientras que el 57% afirma que dependería de su naturaleza y el 15% directamente no lo denunciaría.

En el mismo sentido, el 62% de la población considera que los gobiernos de nuestro país fracasaron en llevar adelante políticas públicas adecuadas para enfrentar los delitos. Además, el 38% opina que la inseguridad sigue aumentando, mientras que el 41% sostiene que se mantiene igual de elevada que el año pasado.

“Los resultados indican que la inseguridad sigue siendo un tema crítico para la población. La insatisfacción con las políticas públicas llevadas a cabo por los gobiernos y la marcada tendencia a no denunciar delitos, salvo cuando las circunstancias lo hacen imprescindible, muestran con claridad la preocupación de las personas y su pesimismo hacia el futuro”, explica Orlando D’Adamo, director del COPUB.
Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone