Dulce de Leche & Co celebra el Día Mundial del Dulce de Leche con la apertura de su sexta tienda en el país. Será este viernes 11 de octubre, a las 18 horas, en la calle Guido 1996, en el distinguido barrio de la Recoleta.



El atractivo y moderno local, que está ubicado enfrente del cementerio homónimo, posee 45 metros cuadrados y está inspirado en París, ya que el barrio porteño tiene características de la capital francesa y atrapa a turistas argentinos y extranjeros

Dulce de Leche & Co es la primera tienda porteña dedicada exclusivamente al dulce de leche y sus productos derivados (alfajores, bocaditos, caramelos y licores), elaborados por pequeños productores de todo el país y comercializados en los otros cinco locales de la marca, que están ubicados en barrios de Capital Federal (Palermo, San Telmo, Microcentro y La Boca). Desde hace algunas semanas, el emprendimiento apostó al sur argentino y abrió una tienda en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche.

«Nosotros comercializamos dulce de leche de pequeños productores de todo el país, hacemos una selección cuidada. Tenemos un proceso de cata donde vemos que el proceso productivo sea de calidad, que podamos contar una historia de cada producto, conocer al productor y brindarle una experiencia al consumidor», afirma Matías Bruno, uno de los propietarios de la marca, señalando que en el país se producen 130 mil toneladas por año.

Con una identidad de marca que recupera gestos vinculados a lo artesanal y lo auténtico, dentro de espacios cuidados con estética de boutique, Dulce de Leche & Co propone una definición del ser argentino, a través de uno de los sabores más emblemáticos. «Un buen dulce de leche tiene que tener materia prima de gran calidad, que va desde la alimentación del animal, hasta el ordeñe, el cuidado de la leche y los cuidados en el proceso productivo. También tiene que ver la mano del que lo produce, es decir, del maestro dulcero», asegura el emprendedor de Tandil.

Además de las más de cincuenta variedades provenientes de todas las provincias de la Argentina, Dulce de Leche & Co cuenta con su propia versión del preciado producto argentino. La experiencia se completa con una línea de accesorios propia, inspirada en el amplio universo gastronómico: delantales, repasadores, bolsas de tela, cucharas y cuadernos para recetas.

Las edades de los más de 5000 fanáticos que visitan las tiendas van de 25 a los 65 años. El perfil de todos ellos es exigente, busca sorprenderse y saber más acerca del dulce de leche.
ACERCA DE LOS EMPRENDEDORES DE LA MARCA

Matías Bruno y Luis González, los emprendedores de Dulce de Leche & Co, nacieron en la ciudad bonaerense de Tandil, entre fines de la década del 80 y comienzos de los 90. Crecieron con el campo como paisaje diario, entre casa bajas, tambos y almacenes. Lejos de la ciudad, con un ritmo detenido en los pequeños placeres de la vida. Amanecieron cada día con un sabor indeleble: el del dulce de leche untado sobre un pan casero.
A medida que fueron creciendo, probaron distintas variedades de dulce de leche, dulces que se producían en Tandil, otros que se conseguían en pueblos cercanos y los que sus amigos traían de regalo de sus viajes por argentina.
Sin que se dieran cuenta, los paladares de Matías y Luís se fueron entrenando. En 2010 y con el objeto de estudiar, ambos decidieron mudarse a la ciudad de Buenos Aires. En la gran urbe Matías se formó como Sommelier y Administrador de Empresas. En tanto que Luis se recibió como Licenciado en Dirección de Negocios. Los dos trabajaron durante varios años en entidades bancarias. Sin embargo, como muchos jóvenes, aspiraban a gestar un emprendimiento propio. Mientras evaluaban distintas ideas, descubrieron un dato llamativo: en el mapa porteño de productos seleccionados y delicatessen, faltaba el dulce de leche.

Guillermo Panizza
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someone